Aprende a estructurar tu cotnenido
Lectura digital, ebook y libros
Fuente: piqsels.com

No puedes presentar un contenido extenso e interminable, sin estructurar, porque en la pantalla no existe el tamaño folio ni se puede pasar página.

¡Hola de nuevo! Hoy vuelvo con un artículo muy interesante en el que te voy a contar cómo estructurar nuestro contenido correctamente. Sobre todo, quiero daros las pautas necesarias para que entendáis por qué es tan importante el tema de los títulos, subtítulos, listas y demás en nuestro texto.

Lo primero que quiero que comprendas es cómo funciona la lectura en formato digital, porque, una vez que lo tengas claro, sabrás cómo debes escribir para atraer a tus clientes/lectores. En mi anterior artículo, como recordarás, estuve hablando de lo diferente que es la lectura digital y la importancia de conocer las diferencias con respecto a la lectura tradicional. ¿Te lo perdiste? No te preocupes. Te invito a leerlo antes de continuar: ¿Cómo conseguir engagement con tu contenido?

Analizando la lectura digital

Como ya vimos, al leer en una pantalla lo primero que hacemos es escanearla visualmente para hacernos una idea de lo que trata, y así ver si nos interesa o no una lectura más detallada. Por eso es tan importante, no solo el primer párrafo, como te comentaba en mi anterior artículo, sino también los títulos, subtítulos, listas y todo lo que se nos ocurra para llamar la atención del lector.

Si alguna vez has leído en un ebook o libro electrónico, habrás tenido esa sensación extraña de no saber cuánto te queda por leer para terminar un capítulo. ¿A que sí? Y eso que tienes la ventaja de saber cuántas páginas tiene el libro.

Pues ahora ponte en el lugar del usuario que aterriza en tu página. Ha entrado atraído por el título, pero empieza a escanear el texto y a bajar con el ratón sin saber cuándo termina, y sin encontrar algo que le permita hacerse una idea de qué trata (como unos buenos subtítulos, por ejemplo). Reconozco que a mí me ha pasado más de una vez, y he bajado hasta el final de una página de golpe para saber cómo era de extenso el artículo. Y como yo, me imagino que lo habrán hecho muchos más. Seguro.

¿Por qué hay que poner tanto subtítulo en el texto?

Pues precisamente por lo que te he comentado. Por mucho que te interese lo que estás leyendo, estamos acostumbrados a tener una visión global de todo el escrito, y a calcular el tiempo aproximado que nos va a llevar la lectura completa del texto. Además, necesitamos esas paradas para ir viendo el desarrollo del artículo, y así detenernos y leer con más profundidad los párrafos que nos interesen.

Ten en cuenta que uno de los mayores problemas del formato digital es que no vemos su extensión. Nos falta el punto final. Y eso, además de hacer que nuestra lectura sea más rápida y superficial, provoca en nosotros cierta ansiedad por terminar.

Todo esto explica por qué la comprensión lectora se ve reducida en el formato digital. Entre los muchos estudios que así lo demuestran, destaca el que ha realizado la Estructura de Investigación Interdisciplinar de Lectura (ERI Lectura) de la Universitad de Valencia. Con él han demostrado el llamado “efecto de superioridad del papel”. Es decir, frente al mismo texto presentado en los dos formatos, papel y digital, nuestra comprensión es superior cuando leemos en papel.

Libros abiertos para estudiar
Fuente: piqsels.com

¿Cómo consigo la atención del lector con mi contenido?

Una vez queda clara esta importante diferencia, llega la hora de buscar una solución. Necesitamos conseguir que el lector enfoque el máximo de atención en nuestro mensaje, y la mejor forma es establecer unos puntos de referencia a lo largo del texto. De esta forma conseguiremos que no se pierda en la lectura.

Para que lo entiendas, no puedes presentar un texto extenso e interminable, sin estructurar, porque en la pantalla no existe el tamaño folio ni se puede pasar página. En el formato digital, nuestro artículo se convierte en una extensión infinita de letras que, valga la redundancia, no tiene fin. A no ser, y aquí está la clave, que nosotros se lo pongamos.

Por eso el lector, es decir, tu consumidor, puede terminar agobiado si no estructuras bien el texto. Para poder ver todo el contenido tiene que moverse hacia abajo en la página. Y una cosa te digo: si se desplaza por el texto para ver cuánto ocupa y no ve nada interesante, corres el riesgo de que se vaya sin leer nada. Y otro punto negativo que sumar a tu porcentaje de rebote.

Qué son los paratextos y su importancia en la distribución del contenido

Ahora que ya has entendido el problema de leer en pantalla, vamos a por la solución. Hay que ir poniendo miguitas de pan, guiando al lector por tu contenido, y marcar de esta forma su escaneo digital. Esto se consigue con los paratextos, que son, ni más ni menos, que los títulos, subtítulos, listas e incluso imágenes. Pero claro, ahora no es cuestión de ir poniendo encabezados en todos los párrafos, o negritas y listas sin ton ni son. Tienes que estructurar tu artículo siguiendo una lógica de contenido y un orden.

Es fundamental establecer una continuidad entre los epígrafes o subtítulos y el desarrollo de los mismos.

Como siempre, tienes que realizar un trabajo de metamorfosis, y convertirte en tu cliente ideal, en tu buyer persona. En tu receptor, vamos. En esa persona que va a leer tu mensaje. Intenta ayudarle a comprender lo que está leyendo. ¿Te acuerdas de cuando estudiabas? Te lo comenté en mi anterior artículo. Pues es exactamente lo mismo. Tienes que resaltar las partes más importantes del texto que estás escribiendo, como si fueses el profesor y subrayases a tu alumno lo que tiene que estudiar.

Resumiendo…

Está estudiado y demostrado que, a la hora de leer un texto, vamos parando en los epígrafes y en las palabras o frases que están resaltadas con colores, negrita, subrayado o itálica (cursiva), porque estamos acostumbrados a asociar esos toques de atención con información relevante. Y nuestro cerebro, que es muy listo, activa el modo receptivo para prestar más atención.

Ahora está todo más claro, ¿verdad? Tienes que enfocar lo que has escrito de otra forma, para “manipular” (en sentido figurado, lógicamente) a tu lector, e ir dirigiéndole hacia donde tú quieres. El resto lo dejo a tu imaginación, pero las posibilidades son infinitas. Llegados a este punto debo señalar también la importancia de las imágenes. Como imaginarás, son una parte fundamental a la hora de preparar el mensaje que quieres transmitir. Pero es un tema que se merece un artículo en exclusiva (o dos o tres).

El siguiente paso sería empezar a hablar sobre el contenido. Sobre qué contar y cómo no desesperar cuando quieres desarrollar tu estrategia de marketing de contenidos. O sobre cómo no dormir a nuestros lectores. Pero eso será en otro artículo, que aún nos quedan muchísimas cosas por aprender. Por cierto, ¿has leído todo el artículo? ¿No? ¿Cómo ha sido tu lectura? Haz un análisis y piensa en ello. Seguro que te sorprendes. ¡Nos vemos!