Las 5 razones por las que más fracasan los nuevos emprendedores latinos

En este post nuestro autor invitado Carlos Cano explica 5 razones de por qué los nuevos emprendedores latinos fracasan. Para evitar este destino, lee los consejos a continuación.

Las 5 razones por las que más fracasan los nuevos emprendedores latinos

Las 5 razones por las que más fracasan los nuevos emprendedores latinos

Cuando me encontraba estudiando mi carrera profesional tuve una experiencia que afectó profundamente la forma en que he visto el mundo de los negocios desde entonces, y que me ha hecho comprender que muchas de las cosas que me enseñaban en la propia universidad (que sonaban de maravilla en teoría) estaban completamente equivocadas.

Con el boom de las start-ups, y la nueva mentalidad millenial que se ha apoderado de la mayor parte de la gente con la que me rodeo, todo el mundo quiere ser un emprendedor. De repente, las incubadoras de empresas se han vuelto un negocio sumamente lucrativo (sí, aún más que antes), los desarrolladores de servicios de software se encuentran hasta debajo de las piedras, y a diario me encuentro a cientos de personas haciéndose la misma pregunta: ¿Cómo me hago rico?

Parte de la culpa de éste fenómeno lo tienen las redes sociales y la era del Internet. De repente, con tanta información en nuestras manos, muchos no queremos conformarnos con tener un trabajo de 9 a 5, llegar a casa a ver televisión, y dormir para repetir la rutina el día siguiente. Vemos a nuestros ídolos o celebridades favoritas en Instagram tirándose de un paracaídas, a nuestros amigos viajando por el mundo, y queremos hacer lo mismo. Aquellos que prometen una solución para vivir bien y trabajar poco, parecen siempre indicar hacia el mismo camino: Tienes que crear tu propio negocio.

Sin embargo, muchas veces las personas que deciden abrir sus propios negocios se encuentran con más problemas que soluciones, y las estadísticas no son esperanzadoras: Al menos en México, la mayor parte de los negocios no duran más de un año.

Por esta razón, en Content Marketing LatAm nos hemos dado a la tarea de recopilar las 7 razones por las que más quiebran los negocios latinos, para evitar que cometas los mismos errores que día con día le cuestan sus sueños (y bastante dinero) a cientos de personas.

Razón 1: Tus tarjetas de presentación

Tus tarjetas de presentación

Tus tarjetas de presentación

Acabaste la escuela, trabajaste un año y medio en una empresa para ahorrar dinero, presentaste tu renuncia para abrir tu propio negocio… Y no has hecho nada en un mes y medio, pues tu diseñador gráfico aún no te entrega la imagen de tu logotipo, tus tarjetas de presentación, o una lona para tu negocio.

Pero, ¿te has puesto a pensar si todas estas cosas realmente importan? Como Tim Ferriss comenta en su libro La Semana Laboral de 4 Horas, el término negocio es aplicable desde el puesto de limonada de tu vecinita hasta un conglomerado multimillonario de petróleos.

Antes de decidirte a tomar gastos innecesarios, debes de tener en cuenta que tu negocio debe ser precisamente eso, un negocio. Derek Sivers, creador de CD Baby, lo explica de la siguiente manera:

Imagina que tu negocio está en su versión beta, o en la de prueba. No será perfecto de inmediato. Sin embargo, debes hacerlo funcionar de ésta manera. Una vez que éste funcione, será el momento ideal para agregar todos esos bonitos adornos de los cuales te enamoraste en otros negocios.”

Lo que nos lleva a…

Razón 2: Nunca has ganado dinero

Un negocio abandonado

Un negocio abandonado

Imagina que hiciste todo lo anterior, compraste equipo, rentaste un local o abriste una página web, tu sitio de trabajo está bien organizado y tienes todo lo necesario y… una vez que pasa la fiesta de inauguración con tus amigos y familiares, no ganas ni un solo centavo.

Esto le ocurrió a una pequeña lavandería que abrió sus puertas junto al edificio de departamentos en el que me viví cuatro años. Honestamente, era descorazonador pasar junto al dueño, Jorge, todos los días, saludarlo y preguntarle si “ya había caído algo” y que me dijera mirando hacia abajo que no.

Eventualmente descubrí la razón por la que Jorge no había visto un solo centavo desde que abrió sus puertas. Resulta que una mujer parte del personal de limpieza de mi edificio, que se encontraba repleto de momento y que parecía la opción perfecta junto a la cual ubicar una lavandería, salía a diario de trabajar con una gran bolsa de ropa sucia de todos los inquilinos, que lavaba en su casa a mano. Y que, sin querer, hizo al dueño del negocio de junto perder una inversión enorme que había hecho en lavadoras. Lo más curioso es que, si Jorge hubiera ido primero con alguno de mis vecinos a preguntarle si quería que le lavara su ropa, hubiera descubierto esto y no hubiese gastado un centavo en inversiones.

Éste ejemplo podría parecer tonto, pero sirve para ejemplificar un punto muy válido: Si no te das cuenta de que no hay una necesidad o demanda real para tu producto, y tratas de ganar dinero con ella antes de empezar tu negocio, realmente estarás invirtiendo mal tu dinero. Una vez que empieces a ganar dinero, poco a poco la expansión sucederá en forma natural.

Razón 3: En la era del código, el papel es rey

Aplicación móvil que nunca se vendió

Aplicación móvil que nunca se vendió

Un conocido y sus amigos desarrollaron una aplicación para teléfonos celulares por medio de la cual los estudiantes foráneos del Tec de Monterrey podían encontrar compañeros con los cuales rentar una casa o departamento.

Nunca ganaron ni un cinco.

Desarrollaron un algoritmo, consiguieron que algunas personas ingresaran sus datos en la aplicación, promocionaron la aplicación lo más que pudieron… y al final, nadie pagó.

Nos encontramos en una era en la que las aplicaciones y páginas web forman parte casi fundamental de nuestras vidas, y por alguna razón todos parecemos haber llegado casi simultáneamente a la conclusión de que todo en ésta vida sería más sencillo si lo hiciera una aplicación, tanto para nosotros como para nuestros clientes. Pero, el problema es que para vender una aplicación, primero tienes que contar con ella.

Si no te centras en resolver un problema real, que gente de verdad tiene, y por el que esta gente está dispuesta a pagar para ver resuelto, difícilmente ganarás dinero una vez que crees una aplicación que haga lo mismo. En pocas palabras, si a nadie le importa que tú hagas el trabajo sucio… ¿por qué sería diferente con una aplicación?

El mejor remedio para evitar cometer éste error es, como citamos en la Razón 2, tratar de ganar dinero de inmediato y poner los pies en el suelo para trabajar de inmediato. Lo cual nos lleva al siguiente error… 

Razón 4: Tienes miedo

Los emprendedores nuevos muchas veces tienen miedo de hablar con sus clientes

Los emprendedores nuevos muchas veces tienen miedo de hablar con sus clientes

Aceptémoslo, suena más cómodo crear una aplicación desde tu casa, o abrir un local y comprar espacios de publicidad y esperar que la gente llegue por sí misma a tocar tu puerta con sus billetes en la mano. O al menos eso me hubiera encantado que pasara a mí, cuando de repente me abrí mi primera empresa. De pronto, me encontré sentado en mi nueva oficina, con mis tarjetas de presentación a mi lado, mi nueva página de Facebook, y sin nada que hacer más que esperar.

Y ¿adivina qué? Nadie llegó.

Descubrí por las malas que la forma más fácil de ganar clientes iba a ser levantarme de mi silla, e ir a donde se encontraban mis clientes a ofrecerles que gastaran su dinero duramente ganado en mi trabajo.

Y estaba aterrado de hacerlo.

En realidad, en ésta sociedad, no estamos educados para hablar con extraños. Y menos para pedirles que paguen por algo. Difícilmente pensamos que alguien podría ponernos atención, tenemos miedo de que nos rechacen, nos digan que no les interesa nuestro trabajo, y, más que nada, de toparnos con la dura realidad: Podríamos haber estado en un error desde el comienzo.

Sin embargo, puedes evitar cometer el error que yo cometí: A menor presión, menor miedo. Empieza haciendo algo que no te asuste tanto. Si te asusta ir a ofrecer un producto nuevo a un desconocido, empieza con las personas que sí conoces. Si tu producto no le interesa a tu mejor amigo, a tu mamá y a tu grupo de WhatsApp, no le va a interesar a mucha gente. Y si les interesa… ¿quién dice que no hay millones de personas esperando por tu llegada a sus vidas?

Razón 5: Tienes una gran idea… que a nadie le sirve de nada

Una gran idea de negocios que no sirve de nada

Una gran idea de negocios que no sirve de nada

Todos sabemos que tu sueño es abrir una escuela de fútbol para niños sin piernas.

Bueno, quizás esto es una exageración, pero la idea se entiende: Si lo que realmente quieres hacer no le ayuda a nadie, tu sueño se verá truncado muy pronto.

Todo el mundo tiene problemas: Los músicos, las amas de casa, los maestros, el gobierno, tus padres, tu mascota, incluso tus plantas. Las cosas se ensucian, se rompen, se caen, se desacomodan. Las personas se desconcentran, se pierden, se enojan, se asustan, y miles de cosas más.

No tienes que inventar de nuevo la rueda. Sólo tienes que hacerle a alguien la vida más fácil.

Aunque no soy fan del autor Robert Kiyosaki (Padre rico, padre pobre), su afirmación de que las dos comodidades más importantes son el tiempo y el dinero no me parece para nada errada: Ahórrale tiempo a los demás, ayúdalos a no perder o a ganar dinero, y tendrás un pago asegurado.

Conclusión

Así termina este top, del que esperamos hayas aprendido algo y puedas aplicar nuestros consejos para hacer tu vida, y tus negocios, más exitosos. Como siempre, no olvides comentar en el recuadro de abajo, o contactarnos directamente con tus opiniones… Recuerda, nos encanta escucharte.

About Carlos Maximiliano Cano Caballero

Carlos Cano se tituló con una licenciatura en mercadotecnia de la Universidad TecMilenio en México, y es escritor y traductor de artīculos para Content Marketing LatAm. Ha sido emprendedor desde los 16 años, y ha publicado historias de ficción y artículos en revistas y blogs, desde México, hasta España y Estados Unidos. Carlos es artista y ayuda a otras artistas a promover sus obras de arte.
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *