Lo que nos enseña el mejor vendedor de México sobre el marketing de experiencias

 

Desde que empecé a escribir este artículo, el video viral El mejor vendedor de México, compartido por Ora Que Cosa, ha sido visto 11 millones de veces en Facebook, compartido 401,198 de veces, y visto 946,860 de veces en YouTube desde que se subió el 23 de Octubre, 2016.

(Gracias a mi amigo Gabriel Chavez de Spirita IT por mandarme el video, diciendo que era “G E N I A L”).

El joven de 15 años de Acapulco, Francisco, un empanadero con su canasta de empanadas, comienza con un discurso entretenido y convincente que cautiva a la pareja que lo filman:

Si usted compra sería un arma de doble filo porque usted podría comer empanada a la altura de su paladar y ayudaría a la economía de un empanadero simpático de Acapulco que tenia como objetivo terminar la jornada a tempranas horas del día.

¿Pero por qué es tan popular el video de un simple empanadero en las playas de Acapulco? Uno de los comentarios en Facebook nos da un vistazo de por qué nos ha tocado hasta el fondo de cada uno de nosotros:

“No m*&#! Ya me convenció!! P&%$# profesionalismo y educación que ni las cajeras de los bancos!”

Este comentarista expresa algo que todos tenemos: un añoramiento por algo más en cada una de nuestras experiencias cotidianas con los proveedores con los que nos topamos cada día.

¿Cuanto quisiéramos tener experiencias así con la cajera del banco, con el vendedor de la agencia de autos, con el de servicio al cliente de nuestro proveedor de servicios celulares?

Francisco es un ejemplo asombroso de la economía de las experiencias

Francisco seguro vende muchísimas empanadas con su discurso, pero no porque es muy buen vendedor. No porque es súper convincente (si lo es), y no porque hace un mejor trabajo en describir unas empanadas deliciosas, de lo cuál seguro hay muchos que se venden en las playas de Acapulco.

Francisco nos da una experiencia imprescindible.

Y esto es algo que todos debemos empezar integrar en nuestros negocios: en nuestro marketing, nuestras ventas, en nuestras tiendas, y en las líneas telefónicas de servicio al cliente.

Pero no me refiero a la “experiencia del consumidor”. Me refiero a que la experiencia en si es el producto.

Francisco no vende empanadas – Francisco nos vende una experiencia.

Para esa pareja tomándose unas vacaciones en la playa (seguro uno de ellos tiene una botella de Corona sudada, imitando los anuncios de televisión que nos hace agua la boca), encontrarse con el empanadero es parte de su experiencia placentera de estar en la playa. Es parte del show. Y efectivamente, Francisco les da un show.

Por qué ‘las experiencias’ representa la nueva era de valor económico

En un artículo reciente de la revista digital norteamericana Vox, el autor Timothy Lee nos explica algo bien interesante. A pesar de los avances en la automatización, la inteligencia artificial, y el prospecto de que los robots van a dominar los servicios sencillos como la venta de comidas rápidas, dejando a un montón de gente sin trabajo, la verdad será otra.

Nos da un ejemplo paradójica de que en el 2012 el periódico Wall Street Journal reporto que los baristas de Starbucks recibieron una orden de que pararan de hacer multiples bebidas al mismo tiempo porque habían recibido quejas de que “…reducían el arte fino de hacer café a un proceso mecanizado, con todo el romance de una línea de montaje de una fabrica”.

El artículo sigue:

La gente no visita Starbucks simplemente para comprar una taza de café – de hecho hay muchos otros lugares donde puedes comprar un café más económico. La gente visita Starbucks porque quieren un café con el ‘romance’ de recibir un café con un servicio personalizado por medio de un ser humano.

O sea, la gente visita Starbucks porque es una experiencia.

En el libro The Experience Economy, los autores Joseph Pine y James Gilmore nos explica que estamos en la cuarta era de valor económico, la era de las experiencias.

La economia de experiencias

La economia de experiencias

1.     Materia Prima

La primera etapa de valor económico es el de la extracción de materias primas, tanto en minerales como agricultura. Uno piensa en países como México y Venezuela que se sustentan del petróleo, o en Chile con el cobre.

2.     Bienes fabricados

La segunda etapa de valor económico es el de la manufactura. Vimos la revolución industrial del siglo 19 que comenzó en Inglaterra, se perfeccionó en los Estados Unidos con la línea de montaje famosa de Ford, y ahora vemos su culminación en las fabricas de China, que ha causado mucho estrés entre los políticos estadounidenses que se quejan de que “hemos exportado nuestros trabajos a China!”.

3.     Servicios

La tercera etapa de valor económico son los servicios. Se dice que las economías del primer mundo hoy en día son economías basadas en servicios, lo cual es otro pretexto para que los políticos se quejan y dicen, “Como podemos construir una economía cuando todos trabajan sirviendo hamburguesas?” Se olvidan de que los que entregan servicios de tecnología, como IBM, Tata Consultancy y Softtek, generan muchos miles de millones de dólares cada año, y sus consultores ganan muy bien.

4.     Experiencias

La cuarta etapa, en la que nos encontramos hoy en día, es la etapa de las experiencias. Las empresas que tendrán una ventaja injusta en la economía son esas empresas que pueden darle una experiencia única a sus clientes. En la economía de las experiencias, la experiencia en si es el producto – y la playera, el café o el dispositivo que compran es el artefacto que te recuerda de la linda experiencia que tuviste. Cuando ves a una persona con una playera del Hard Rock Café, no dices “que buena moda”, dices “que experiencia tan padre ha de haber tenido esa persona”.

Francisco, director de experiencias

Lo que el empanadero Francisco sabe que la mayoría de los emprendedores todavía no saben, es que la gente busca gastar su dinero hoy en experiencias. Ahora que los alimentos, la ropa, la viviendo, y hasta los bienes de lujo son tan abundantes, ya todos estamos aburridos, lo único que nos queda es comprar experiencias.

Francisco esta a la vanguardia de la nueva economía de las experiencias.

About Fernando Labastida

Fernando Labastida ha estado escribiendo contenido en Español e Inglés desde hace 7 años, comenzando con su primer blog LatinITMarketing.com. Es el fundador y CEO de Content Propulsion, cuyo propósito es ayudar a las empresas Latinoamericanas entrar al mercado de los Estados Unidos, y ayudar a las empresas Americanas entrar al mercado Latinoamericano, usando el content marketing.
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *